Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí’.

Ratas de cuatro patas en el "Corazón de Tenerife"

el .

Cuando ya veíamos con alivio que parte de la población de ratas de dos patas se desplazaba hacia El Rosario, concretamente hacia Tenerife-II, empezamos a ver que la población de ratas de cuatro patas aumenta ¿Será que al bajar la población de ratas de dos patas se ha roto el equilibrio y han aumentado las de cuatro? Pues parece que no, todavía quedan sueltas demasiadas ratas de dos patas ¿Será que el alcalde de Santa Cruz ha hecho una auténtica "gediondada" en el "Corazón de Tenerife? Pues para mí que va a ser eso.

C/ Santiago Cuadrado con Primo de Rivera

el .

En pleno centro de Santa Cruz, en una zona delimitada por calles con nombres franquistas, la basura se acumula en la vía pública, justo en el centro mismo del "Corazón de Tenerife".

Basurero urbano en Príncipes de España

el .

A pocos metros de las vías del tranvía electoral de ATI-CC un basurero urbano hace su función apenas tapado por un muro. Cada año y con personal contratado con planes de empleo es limpiado por el  Ayuntamiento. Aquí no hay equinoccios, plenilunios ni cuartos menguantes: el culo de Tenerife a pocos metros de las vías del tranvía.

Vertedero y escombrera urbana en García Escámez

el .

En el chicharrero barrio de García Escámez, por donde no pasa el tranvía electoral, se acumula basura detrás de unos contenedores ubicados en la intersección de las calles José Crosa y Poeta Trujillo Armas. A apenas 20 metros de distancia una escombrera urbana añade un toque "art déco" a las escena. A pocos metros de esa escombrera hallamos un vertedero urbano junto a la carretera de El Rosario. Cruzando la carretera, el CEIP García Escámez. Precioso.

Escombrera urbana y basura en Chimisay

el .

Siguiendo a pie el cauce del tranvía electoral, como quien sigue un río que va a parar al mar,  encontramos acumulación de basura en el barrio de Chimisay, no nos sorprende mucho porque es la tónica habitual. Pero lo llamativo fue encontrar una "zona verde" que aparece transformada en un vertedero de escombros con auténtica solera. No, no se trata de "art déco", son escombros. Se ve que nuestras autoridades cuando viajan en el tranvía durante sus campañas electorales no suelen mirar mucho por las ventanas.